miércoles, 7 de diciembre de 2016

Calendario de adviento DIY

Ya llega la Navidad, la época más feliz de los niños. Desde que nació Amélie, la Navidad ha adquirido un toque mágico en nuestra casa. Y ahora con Juliette se dobla la felicidad. Nos encanta verlas disfrutar con la iluminación, la decoración, las experiencias navideñas... así que este año decidí hacer un calendario de Adviento para que cada día se levantaran con una nueva ilusión. Ya lo quise hacer el año pasado pero no me dio tiempo. Y este año he hecho un esfuerzo por tenerlo a tiempo porque cada año disfrutan más de estos momentos y merece la pena la pérdida de sueño por ver su cara. En un primer momento quería hacerlo cosiendo y bordando, pero me resultó imposible dedicarle tanto tiempo, así que de momento, la pistola de silicona me saca de estos aprietos.

El material necesario es:
  • Fieltro de varios colores (o gomaeva, o los dos)
  • Pintura de tela
  • Pistola de silicona
  • Mucha imaginación
Decidí hacerlo en forma de pino porque el sitio que me quedaba libre en el salón era una columna entre el perchero y la vitrina así que la forma alargada del árbol era la más adecuada. La forma de pino la conseguí doblando el fieltro verde por la mitad y haciendo picos. Después recorté cículos grandes y pequeños. Los grandes en fieltro y los pequeños en gomaeva de purpurina. En los grandes hice dibujos navideños: una estrella, un árbol, un Papá Noël, un muñeco de nieve, unos bastones de caramelo, un calcetín navideño, una galleta con forma de hombrecillo de jenjibre, un ángel, una vela, acebo, campanas y un osito. El efecto festivo se lo da la pintura con purpurina dorada, plateada y negra. Pero los dibujos no están pintados, son recortes en fieltro de colores. Cada pieza está recortada, de cada color diferente, incluso la llama de la vela o el pelo del ángel. Luego le doy un toque con la pintura brillante. Además hay que escribir el número de cada día con la pintura. En la gomaeva también utilicé la pintura de tela pero no seca igual, para otra ocasión utilizaré otra. Las "bolas" las pequé en el árbol solo por la parte inferior, como si se tratara de bolsillos para poder introducir por la parte superior los papeles de las adventadas o las diferentes sorpresas. Luego le añadí un tronco y una maceta y ¡listo! Lo pegué a la pared con cinta adesiva de doble cara de sujeción extra fuerte y con velcro de pegar.

Después vino la parte más complicada, comerme el coco con las adventadas. Una parte decidí darle chocolatinas con formas originales: lápices, sardinas, paraguas, princesas, monedas y un bastón de caramelo. Y luego están las otras, las experiencias. De momento (no las tengo todas, no se me han ocurrido más) tengo:
  • Recoger piñas
  • Escribir la carta a Papá Noël y a los reyes.
  • Montar el belén
  • Poner el árbol de Navidad
  • Hacer galletas
Y me quedan por hacer alguna más como: visitar un belén conocido en la provincia, ir a comer tortillas o ver la cabalgata de Papá Noel que este año se estrena en nuestra ciudad. 

Amélie está feliz y Juliette lo disfrutará el año que viene algo más. Ella está feliz viendo todo lo que brilla a su alrededor. 

¡Feliz Navidad a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...