martes, 1 de noviembre de 2016

Restaurantes para niños - El Serrano (Astorga)

Hace tiempo que venimos pensando en inaugurar una sección de restaurantes para niños. Es algo que solemos buscar los padres cuando nos desplazamos con nuestros retoños y queremos ser de utilidad a todos esos padres ansiosos de hacer una escapada y no morir en el intento.

Vamos a inaugurar nuestra sección con el restaurante " El Serrano " de Astorga.

Astorga es una ciudad preciosa de la provincia de León, a medio camino entre León y Ponferrada, con un casco antiguo mágico, dos museos imprescindibles (el del chocolate y el romano) y una plaza mayor con un reloj súper especial que encantará a los más pequeños (no se pueden perder la salida de los muñecos de los maragatos a dar la hora).

Sólo falta dónde comer, pues bien, el restaurante "El Serrano" es la mejor opción. Quizás no la más económica, pero desde luego la mejor. Tienen una carta súper variada que no dudan en adaptar para los más pequeños, con una sección muy detallada de las intolerancias, tienen cambiador en el baño de minusválidos y tronas. Además disponen de varios comedores y te colocan en lugar donde haya espacio para carros y tronas. La comida es esquisita y el trato inmejorable. Además mezclan la tradición con la innoviación y es una excelente manera de degustar la gastronomía leonesa y maragata. Esta es su web http://www.restauranteserrano.es

Esperamos que os sirva de ayuda en vuestra visita. Bon appétit!

martes, 25 de octubre de 2016

23 libros que me encanta leer a mis hijas

Son muchos los libros que podemos leer a nuestros hijos o alumnos a lo largo de la vida. En esta ocasión, he seleccionado 23, podrían ser más, pero estos son muy especiales para mí y para mis niñas. Aquí os los dejo:

1. El dragon zog: me encanta leérselo por las ilustraciones sus ilustraciones tan coloridas y divertidas, pero sobre todo porque les enseña la importancia de esforzarse para conseguir lo que queremos.

2. El secreto: me encanta leérselo por la simplicidad que desprende, por su formato y por que nos permite ver que incluso los secretos mejor guardados pueden crecer demasiado y al final se descubren.

3. El zoo de Joaquín: me encanta leérselo por su ritmo poético, por la creatividad de sus ilustraciones y porque permite desarrollar la creatividad de los niños.

4. El circo de los contrarios: me encanta leérselo porque es una manera muy sencilla, visual y divertida de que aprendan conceptos básicos útiles para su vida.

5. Pequeño árbol: me encanta leérselo porque abrir sus solapas es la mejor manera de descubrir las cuatro estaciones del año.

6. El pez Arcoiris: me encanta leérselo porque es un libro precioso y porque trabaja el concepto de la amistad y el valor de compartir.

7. La visita de Oso: me encanta leérselo porque las ilustraciones te llevan a la casa de Oso y parece que estás allí. Es un libro muy divertido que también trabaja el valor de la amistad.

8. Elmer: me encanta leérselo porque es un libro muy especial que nos permite hacer ver a los niños que todos somos diferentes y que en esa diferencia está nuestra riqueza.

9. El caballero y el dragón: me encanta leérselo porque es un libro que habla sobre miedos, amistad y relaciones familiares de una manera muy bonita y cercana.

10. Algún día: me encanta leérselo porque es un libro sobre el amor de una madre por su hija. Las ilustraciones de P. H. Reynolds son maravillosos y el texto Alison Mcghee, también.

11. Mi amor tiene las orejitas bailonas y rosadas: me encanta leérselo porque es un libro con rimas y adivinanzas que tiene un final fantástico que a mis hijas les encanta.

12. ¡Abracadabra!: me encanta leérselo porque es un libro muy original para aprender el nombre de los animales y otros objetos haciendo magia.

13. Rescate animal: me encanta leérselo porque es una manera sencilla y divertida de convertir a nuestros niños en rescatadores de animales jugando con láminas transparentes.

14. Frederick: me encanta leérselo porque es un libro que habla de la importancia de la comunicación, de la compañía y de las cosas que parecen insignificantes, pero que al final no lo son.

15. El oso que amaba los libros: me encanta leérselo porque es un libro mágico,  con unas ilustraciones muy cálidas que nos permiten sentir la lectura como algo muy afectivo.

16. El monstruo de colores: me encanta leérselo porque ayuda a los niños a no liarse con las emociones y a entenderlas.

17. Delante de mi casa: me encanta leérselo porque es un libro muy original que nos anima a descubrir que hay detrás de cada página.

18. El ratón que quería un palacio: me encanta leérselo por el gran mensaje que transmite; "Para ser rey no hace falta tener un palacio".

19. Las princesas también se tiran pedos: me encanta leérselo porque es muy divertido y porque nos permite ver a las princesas de otra manera.

20. El grúfalo: me encanta leérselo porque es un libro con mucho ritmo, con una historia que nos deja un gran aprendizaje y porque todos los personajes que aparecen dan mucho juego.

21. La hija del Grúfalo: me encanta leérselo porque es una continuación del Grúfalo y mi hija se siente muy identificada con la hija del Grúfalo. La historia es muy bonita.

22. ¿Quién se esconde?: me encanta leérselo porque es un libro que les ayuda a descubrir el mundo jugando al escondite y sorprendiéndose con todo lo que se esconde en el libro.

23. Osos: me encanta leérselo porque describe la relación que yo quiero construir con mi hija, basada en la ternura, el cariño, la aventura y el juego.
 

jueves, 20 de octubre de 2016

DIY cojín para el colegio

Septiembre, vuelta al cole y las mamis apañadas vuelta a la aguja. En algunos colegios que tienen jornada partida, hacen un momento de descanso en el colegio. Para esas siestas los maestros suelen pedir un cojín.

Nosotros teníamos varios en casa, pero yo no quería llevarle los de su cama, así que decidí hacerle uno. Me pareció muy original la forma de nube y a Amélie le encantó. 

Fuimos a elegir la tela juntas y coincidimos en la elección. A mí me convenció el hecho de que fuera 100% algodón, a ella que fuera rosa. Así que todos contentos. Después elegimos un color más fuerte para el bordado. 

En primer lugar dibujé el patrón en papel de diseño de patrones, pero puede ser en cualquier papel o en cartón. Cada uno puede elegir la medida que quiera. La forma de la nube también puede variar en función de los gustos, yo opté por hacerla recta debajo para poderla apoyar sobre la cama una vez haya terminado su "función" en el colegio. También le bordé el nombre para distinguirlo de los demás cojines y para que Amélie vaya memorizando esa simbología que representa su persona. 

El resultado fue precioso y Amélie está feliz con su cojín que es lo más importante. Ya de paso hice otro para Juliette con lo que me quedó de tela.

lunes, 10 de octubre de 2016

DIY abanico del paso del tiempo

Los niños pequeños suelen presentar dificultades para entender el paso del tiempo. Se pasan el día preguntando cuándo llega la noche, cuándo toca comer, ir al parque o al colegio. A Amélie le pasaba esto y me preguntaba varias veces a lo largo del día. En una noche de insomnio me vino a la cabeza una idea. Un abanico del paso del tiempo que cada uno pueda personalizar con las fases que quiera.

Yo lo he dividido en: mañana tarde y noche. En él he dibujado las cinco comidas del día y las actividades que realiza. Por la mañana he dibujado su tazón de cereales de Mickey con el sol que se levanta. A continuación un dibujo del colegio, la merienda del cole y lo que hacen después del patio (juegan en la casita de la clase). En el centro está la comida y el sol de mediodía. Después he puesto un dibujo referente a la siesta que es algo que en nuestra casa hay que recordar, porque el sueño es el gran ausente :). Tras el descanso viene la merienda y el parque. Por la noche viene la parte de la ducha, cena, cuento y dormir (con la compañía de la luna). Todo ello va con un fondo del color del cielo según va pasando el día.

Como el abanico lo hice en septiembre que no hay clase por la tarde, no caí en la cuenta, pero le voy a añadir unos niños jugando después de la siesta ahora en octubre y también quería dibujar los cepillos de dientes tras las comidas para que lo automatice. 

Lo bueno del abanico es que según va pasando el día se puede cerrar. Y se puede hacer un abanico por niño escribiendo su nombre en el lomo. Yo compré el abanico blanco y lo fui pintando con pintura de palo. Se puede hacer con pintura de tela también, pero es más caro porque hay que tener muchos colores. 

Espero que os guste la idea y os sea de utilidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...